Cuando se cambian las lunas del coche

Ten en consideración que las lunas del coche tienen una gran importancia, y conducir sin ellas podría ser muy peligroso. Si buscas repuestos de buena calidad y a un bajo precio, te invito a visitar desguacesgranada, porque allí encontrarás siempre las mejores opciones para tu coche.

Sin embargo, debes tener en cuenta algunos puntos para saber si las lunas están en buen estado o debes cambiarlas por un parabrisas nuevo. Por este motivo, te invito a que sigas leyendo atentamente porque aquí encontrarás toda la información que podrás necesitar al respecto.

Indicadores de que necesitas un cambio de lunas en el coche

Existen diferentes señales que pueden indicar que las lunas del coche requieren de un cambio, y esto normalmente se deriva de un golpe. El tipo de daños que pueden presentar las lunas del coche serán:

  • Fisuras: son unas pequeñas imperfecciones que rompe una parte de la primera capa de cristal, y si es pequeña normalmente se podrá reparar. Pero, si llega a penetrar hasta la capa interna de plástico, lo más probable es que requieras de un reemplazo.
  • Grietas: en las grietas son líneas donde una sola pieza de vidrio se separa por completo. Estas pueden comenzar siendo pequeñas, pero ir incrementando su tamaño al exponerse a las diferentes condiciones climáticas. Esto debido a que los cambios bruscos de temperatura normalmente harán que la grieta se expanda y se contraiga.
  • Rayaduras: con el uso intensivo del coche, aparecerán unas pequeñas marcas que pueden dificultar la visión. Estas pueden ser reparadas en un taller mecánico para dejarlas como nuevas.
  • Laminado despegado: es un fallo poco común en las lunas del coche, y se produce porque el laminado del parabrisas no está correctamente fijado. Esto hará que el cristal se empañe y se extienda rápidamente por toda la superficie.

¿Es posible pasar la ITV con las lunas en mal estado?

Sin importar el tipo de daños que tenga tu parabrisas, estos tendrán que abordarse cuanto antes porque de lo contrario dificultarán la visibilidad. Esto puede incrementar el riesgo de sufrir un accidente por la obstrucción visual, e incluso se podrá errar en la ITV si se considera que la obstrucción es suficientemente mala.

En caso de rayaduras, porosidad o un despegado en el laminado que no interrumpa la visión directa del conductor se podría emitir un veredicto favorable. Sin embargo, en el caso de grietas, como bien se sabe que se expanden, normalmente no se tendrá un veredicto favorable.