Ventaja de que los niños practiquen deporte.

Todo niño debería practicar algún deporte, todo niño necesita ejercitarse no sólo para desarrollar músculos y huesos sanos. El deporte en los niños aumenta la autoestima, Fomenta la disciplina, el compañerismo, el trabajo en equipo, desarrollan sus habilidades sociales y generan un equilibrio emocional en los niños. Pero no todo deporte es recomendado para que los niños lo practiquen.

Deportes no recomendados para que los niños practiquen.

Todos sabemos los beneficios de que los niños practiquen deporte, Pero existen disciplinas deportivas que no son recomendados para los niños, porque pueden tener consecuencias negativas en su desarrollo físico. Hay que recordar que los niños están en constante crecimiento y la práctica inadecuada de algún ejercicio podría traer efectos negativos en su desarrollo normal.

La Halterofilia o levantamiento de pesas, está totalmente contraindicada para los niños, en este deporte la fuerza que debe ser aplicada puede afectar el crecimiento de los músculos del niño e incluso puede hacer que el niño desarrolle hernias.

En general todo deporte en donde el niño deba aplicar un exceso de fuerza para levantar algún peso no es recomendado para el infante, el estrés muscular y óseo puede incluso a hacer que el niño no alcance su altura normal.

Los deportes de alta resistencia como maratones, triatlones y decatlones. Tampoco son recomendados para su práctica por niños. Este tipo de deportes conllevan una carga muy fuerte para los órganos y músculos de un niño que aún está en crecimiento.

Si correr una maratón de 5  Kilómetros para un adulto representa un gran esfuerzo y desgaste físico, en un niño este desgaste físico puede afectar su desarrollo normal, puede ocurrir que su corazón crezca más de lo debido al estímulo constante, generando una cardiopatía en el infante.

Los conocidos como deportes extremos, estos deportes ponen en constante riesgo de lesiones y fracturas a aquellos que los practican. En los niños la magnitud de estas lesiones pueden ser mayores que las personas adultas.

Si bien es cierto que la posibilidad de lesiones y fracturas están presentes en cualquier deporte, en los deportes extremos el riesgo es mucho mayor y la magnitud de las lesiones mucho más severas. Es mucho más difícil ver una fractura abierta o una contusión cerebral en un partido de fútbol, que en una competencia de patinaje extremo.

En conclusión el deporte es altamente beneficioso para nuestros niños, pero debemos tener sentido común a la hora de que nuestros niños se ejerciten. Es el deber de los padres velar por la salud e integridad física de los niños.