Ventajas y desventajas de las sociedades unipersonales

Las sociedades unipersonales tienen en comparación con las sociedades en conjunto de socios los mismos beneficios frente a clientes, empresas y demás, su diferencia radica es en la unipersonalidad del socio único de la empresa, esto es, que solo será uno el lleve el cargo total que en otras sociedades de mantiene compartido.

Así pues, tenemos que existen algunas ventajas de tener este tipo compañías por encima de las demás, aunque también existen desventajas, por lo que, hoy te contaremos las más relevantes para que puedas tomar una decisión sobre cual tipo de sociedad crear.

La primera y más resaltante ventaja que tiene la unipersonalidad es la autonomía y en todos los ámbitos, esto es, que no debes consultar las decisiones que tomes en tu empresa, pues allí el único jefe eres tú y por tanto las decisiones las tomas solo.

Sin embargo ello presenta una serie de desventajas, la cual puede ser que en caso de que el jefe único no pueda estar quien se hará cargo de la empresa, y en el momento de tomar decisiones relevantes que requieran un análisis profundo, quizás requieras de otra opinión, aunque no es nada que no se pueda solucionar con un equipo preparado y responsable para ello.

La responsabilidad financiera, esta es otra de las ventajas que presentan la unipersonalidad, puesto que el pago de todas las transacciones realizadas serán depositadas en la cuenta única del dueño, esto es, que es solo el único socio quien manejara todos los ingresos en la cuenta, y todos los pagos necesarios, dependiendo únicamente de la aprobación por parte de el mismo.

Asimismo, tiene la toma de decisiones importante con respecto al dinero, pues será el mismo quien dictamine el monto máximo a de invertir y gastar en lo necesario para surgir de la compañía.

La desventaja frente a esta ventaja es que a la hora de responder por deudas, inconvenientes, multas y demás lo hará solo ese único socio, quien ostenta una responsabilidad personal para la cancelación de dichas deudas, es decir, que si el capital de la empresa no puede costear la deuda el socio uno será quien con sus bienes personales pague la deuda que tiene la empresa.

La cantidad de pago puede ser limitada o ilimitada dependiendo de la sociedad que cree, sin embargo debe responder de sus propios ingresos en caso de deuda vencida.