EN ESPAÑA COMPRAR UN COCHE SALE CARO.

Podríamos pensar que el nivel adquisitivo de un país incidiría directamente en los precios de los productos que se venden en él. Podríamos pensar que en un país en el que los habitantes tienen menor renta per cápita y donde el valor de la inflación es menor el precio de los productos sería menor y, si además añadimos que en ese mismo país es donde se fabrican los productos tenderíamos a pensar que los productos son aún más baratos, pero no es así.

A pesar de que en España se fabrican una buena parte de las piezas de las principales marcas de coches como Renault, Fiat, Citroen, Mercedes, BMW o Audi y además, teniendo una de las rentas per cápita más bajas de la Unión Europea podríamos pensar que aquí los vehículos son más baratos que en otros países pero no es así.

El principal motivo de esta diferencia de precios a la hora de comprar un vehículo entre distintos países viene sobre todo de la cantidad de impuestos que se cobren en cada país. Por este motivo sabemos que comprar coches en España es más caro que comprar coches en Alemania.

Por ejemplo en España cobran el 16% de impuestos en IVA (que no es el más caro de Europa) pero a eso hay que añadir un 12% del impuesto de matriculación que nos cobran cada vez que compramos un vehículo nuevo.

¿CUÁL ES EL PAÍS MÁS BARATO PARA COMPRAR UN VEHÍCULO?

Las diferencias de precio entre los 5 principales mercados Europeos del automóvil son abismales. La conclusión es que sale mucho más barato comprar un coche en Alemania, un país con una renta per cápita muy alta, que en España, que es un país con una renta per cápita muy inferior a la alemana.

Por poner varios ejemplos: Mientras un Volkswagen Golf GTE en Alemania cuesta cerca de 37000 € en España pagaríamos cerca de 40000€. Mientras que en Alemania un BMW 528i Manual cuesta unos 46000  € en España cuesta cerca de 50000€ y, por poner un último ejemplo, mientras en Alemania adquirir un Mercedes S500 cuesta 106000 € en España cuesta en torno a 120000€.

Por este motivo alguno preferirá comprar un coche el Alemania en vez de en España pero hay que tener mucho cuidado al hacerlo ya que el plan puede salir mal ya que al precio del vehículo habría que añadir el precio de la ITV, el impuesto de matriculación, el impuesto de circulación , una traducción jurada de la factura del vehículo y las nuevas placas de matrícula. Quizá lo que ahorras en dinero lo ganes en dolores de cabeza ya que la realización de todos los trámites puede ser bastante larga y tediosa.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *