Mobiliario e ideas para tus terrazas

arquitectura de interiores

Está claro que las oficinas y la hostelería son uno de los dos sectores más afectados por  la  crisis del COVID-19 y serán los que tengan que adaptarse en mayor medida a lo que se conoce como nueva realidad.

Como ya venimos escuchando por diferentes fuentes (desde comités de expertos y fuentes políticas) tanto las terrazas como los lugares más concurridos deberán adaptarse a la distancia social, replantearse espacios y el diseño para poder garantizar la máxima seguridad sanitaria. O sea, hay que cambiar la arquitectura de interiores de estos lugares.

Seguramente cambie también la forma en la  que tenemos de pedir un plato e incluso de pagar la cuenta. Lo que está claro que las grandes mesas con sillas en las que los comensales se juntaban juntos, las barras o las terrazas de las oficinas en las que podíamos compartir sofás cómodos por ahora van a desaparecer.

 

Vuelta a la “nueva normalidad” pero con estilo

Está claro que en todas las terrazas tendremos que implementar las medidas de seguridad que eviten nuevos contagios pero no por ello debemos estropear su estética. Las mamparas de metacrilato entre las mesas nos servirán de  separaciones móviles con dos funciones: la funcional (evitar la propagación del virus) y la estética.

Estas mamparas se pueden colocar entre dos setos y mesas en medio, así con la decoración de las plantas casi pasarán desapercibidas.

Se reducirá el uso de materiales como el acero inoxidable, las telas o el plástico ya que el  virus sobrevive en ellas por más tiempo. Por ello seguramente veamos terrazas más desnudas “sin textiles” que lavar por cada servicio que se da.

Caminos, vallas, setos o muros en las entradas pueden darnos la seguridad que necesitamos ahora de estar “distanciados” de los transeúntes y crear un espacio más íntimo. Y con ellos transmitir desde la misma entrada las características de nuestra marca o la historia del local. 

Sillas y mesas para grupos de todos los tamaños, podremos organizar la terraza para asientos variables desde parejas a grupos más  grandes en los que haya distancias superiores a 1,5 metros. Lo más importante es la conversación y que entre ellos puedan dialogar sin problemas.

 

Decora con materiales reciclados

Es una tendencia ya del año pasado, usar palets, vinilos, plásticos  o  incluso mobiliario que ya no usamos para redecorarlo y darle un nuevo uso en nuestra terraza.

Así podremos ver paredes cubiertas con las colecciones más variopintas, desde muñecos de porcelana a coches incrustados. cualquier elemento que se salga de lo común y llame la atención de los clientes.

Mesas y bancos hechos a mano con palets, es una de las apuestas más seguras para este verano ya que estaremos transmitiendo sencillez y preocupación por la sostenibilidad del medio ambiente.

Decorados  con grandes lámparas que hacen combinaciones de infarto y nos brindan una luz tenue pero directa.

 

Prima por lo verde

Más que el color es la tendencia ECO, volver a lo natural, colores neutros como el beige, el blanco o el marfil en los muebles, la madera o el mimbre en la decoración, las plantas reales en vez de los elementos decorativos artificiales.

Las plantas automáticamente nos transmiten una sensación de bienestar, percibimos el ambiente mucho más limpio y fresco y una experiencia mucho más  íntima. Experiencia que valorarán nuestros clientes a la hora de volver.

 

Ponle énfasis a la iluminación

La iluminación es muy importante en la arquitectura de interiores ya que forma parte de la percepción final del ambiente de una terraza. Podemos jugar con ella y envolver columnas en luces blancas, arbustos o árboles para crear ambientes mucho más íntimos y románticos.

Con cambiar la luz neutra por luces de  colores le daremos a nuestra terraza un ambiente de “chiringuito” y si queremos darle el toque final a nuestra decoración ECO podemos apostar por lámparas de luz natural o velas.